Hoy es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

En wongo no hemos podido evitar sentirnos identificados. Queremos aprovechar esta jornada especial para contaros cómo nacimos y recordaros una vez más nuestra razón de ser.

Hace ya más de dos años, nació la idea que se convertiría en la semilla de wongo: ¿Por qué unos niños se cansan de abrir regalos por Navidades mientras otros no reciben ni uno en todo el año?. Fue justamente persiguiendo la idea de que los pequeños merecen disfrutar de su infancia como empezó todo.
Poco a poco fuimos ampliando nuestro campo de actuación hacia personas de edades más avanzadas. Y es que, igual que los niños merecen vivir con dignidad, también tienen derecho a hacerlo los adultos y los mayores. Así pues, en wongo hemos diseñado y hecho realidad un sistema que le permite, a todo aquél interesado, formar parte de un proceso de cambio basado en el altruismo.

Nuestro objetivo ha sido siempre muy ambicioso: crear un impacto a nivel global que permita garantizar unas condiciones de vida dignas para todos los humanos del planeta.

Son palabras mayores, ¿verdad?. Lo sabemos. Pero este ha sido el deseo que nos ha movido des del primer día y nos sigue motivando todavía hoy. Todos podemos prescindir de algún objeto que se nos haya quedado inutilizado en casa. Con el simple gesto de venderlo a través de la App de wongo, una ONG ingresará la pequeña cantidad que tú elijas para financiar sus proyectos sociales.

Seamos conscientes de que no todo el mundo tiene la misma suerte que nosotros. Aprendamos a vivir con menos. Acostumbrémonos a compartir y equilibremos la balanza entre todos.

¡Digamos adiós a la pobreza!