El mercado de segunda mano ha experimentado un boom desde hace unos años. La llegada de las apps de compraventa de este tipo de productos han sido la gota que ha colmado el vaso y lo ha hecho estallar definitivamente. ?
En wongowin nos sentimos parte de este ecosistema, y por lo tanto, nos gusta conocerlo y analizarlo. Por ello, estudiamos las posibles causas del porqué ahora consumimos más productos de segunda mano. ¿Cuál es la evolución? Y otros aspectos que nos resultan interesantes.
¿Quién es el responsable?
1. Algunos dicen que la responsable de tanto comprar y vender segunda mano es la crisis. El que más y el que menos la conoce 😉 Quizás algo de culpa tiene, pero pobre…. No toda.
Estos años hemos sufrido un descenso en el poder adquisitivo. Hemos visto como la precariedad laboral y el desempleo afectaban cada vez a más personas y, sin duda, la situación mundial empeoraba. Todo esto ha hecho que la gente que antes podía comprarse productos nuevos a precios más caros, ya no pueda y recurra al mercado de segunda mano.
Este mercado de segundas oportunidades pone a nuestra disposición productos usados a buen precio, por lo que se convierte en una buena opción para aquellos que no pueden dejar de consumir pero ya no pueden hacerlo al mismo nivel que antes.
Somos conscientes de que una de las principales ventajas del mercado de segunda mano son sus precios de escándalo. El ahorro que supone para el que adquiere un producto y la posibilidad de ganar un dinero extra para la persona que vende lo que ya no utiliza, es posible al eliminar intermediarios.
Pero en wongowin sabemos que una parte de nuestros usuarios, no sólo buscan “el chollo” o el ahorro económico.
2. Muchos han experimentado un “cambio de mentalidad”. Pues si en los últimos años hemos sido invadidos por una crisis atroz, también se ha instalado en nuestra sociedad una “Cultura de la reutilización”.
La cultura global y europea, ha calado en la sociedad, y hemos comenzado a eliminar prejuicios y complejos sobre el mercado de segunda mano.
Por fin somos conscientes que es una gran oportunidad para consumir de una manera más inteligente y responsable.

Si bien la base de nuestra economía es el consumo; producimos mucho y consumimos mucho, es posible hacerlo sin atacar al sistema que nos mantiene. ¿Cómo? Podemos reinventarlo. (Haz clck para twitearlo)

Al alargar la vida de los bienes de consumo, podremos preservar materias primas, algunas de las cuales ya comienzan a escasear, y ahorrar fuentes de energía que serían necesarias para la fabricación de nuevos productos. Protegiendo, de este modo, el medio ambiente.
3. Por otro lado, y centrándonos más que en el mercado, en las apps de compra venta como wongowin, la conectividad ha tenido gran parte de culpa ;).

Vivimos conectados las 24 horas del día y, precisamente, estas aplicaciones nos conectan con miles de personas a nuestro alrededor con las que poder compartir, hablar y, por supuesto, comprar y vender.
¡La cultura no desaparece se transforma!
Sin duda, los mercadillos de toda la vida; rastros y puestos interminables donde se podían encontrar desde horquillas, moda o electrodomésticos, han dado paso a los mercadillos virtuales. En los escaparates de las apps de segunda mano existen muchos productos que pueden tener una segunda vida útil. Hay más demanda y, por tanto, también mayor oferta.
Puedes comprar desde bicicletas, muebles, tecnología, artículos de puericultura, las típicas cosas para bebés, joyería, vestidos de novia…. y lo que está claro es que hay productos que es mejor comprar de segunda mano que nuevos.
Nos referimos a todos aquellos que utilizamos durante un corto periodo de tiempo. Por ejemplo: artículos de bebé, herramientas, ropa de fiesta, mobiliario, material deportivo, libros, cds, dvds, smartphones, instrumentos musicales, coches, etc.
Sea por estos o por otros motivos, es innegable que su avance es imparable.

¿Y tú? ¿Te sumas al cambio en la forma de consumo? (Compártelo)